¡¡POR FIN HAN LLEGADO!!

grupo2

El grupo del Proyecto Mochuelva casi al completo, con cuatro de los polluelos de mochuelo momentos antes de meterlos en el cajón de cría.

El pasado jueves 30 de mayo, a las 5 de la tarde quedamos todos los compañeros con  Rosa y Valentín para ir al instituto. Los amigos del Projecte Mussols-Societat Valenciana d’Ornitologia Toni, Marta, Toni y Mª Jesús nos traían a los esperados mochuelos. En principio fueron cuatro, y unos días después llegaron los  dos mochuelos restantes. Ya sabéis que la capacidad óptima para las dimensiones del jaulón del hacking es de seis ejemplares.

Les pusimos un nombre, y gracias a las anillas de colores nos ayudarán a diferenciar cada uno de los individuos. No sabemos el sexo, ya que el mochuelo no tiene dimorfismo sexual (en general las hembras son un poco mayores que los machos, pero existe bastante solapamiento en este dato por lo que, para nada es definitivo). Sólo se puede saber el sexo con seguridad a través de un análisis de sangre; entonces, aunque nos equivocaremos seguro, hemos decidido nombrarlos como tres machos ( Piolín, Santiago, y Javi) y tres hembras (Martina, Irene y Ana María).

Algunos de los integrantes del Projecte Mussols-SVO ofreciéndonos una clase de zoología aplicada

Algunos de los integrantes del Projecte Mussols-SVO ofreciéndonos una clase de zoología aplicada.

Improvisamos un aula al aire libre en la terraza del instituto donde hemos ubicado el jaulón del hacking.

Improvisamos un aula al aire libre en la terraza del instituto donde hemos ubicado el jaulón del hacking.

explicación3

explicación6

explicación1
Algo que pudimos conocer de este grupo de mochuelos es que procedían del expolio de un nido; eso quiere decir que hay “personas” que se dedican a robar huevos y polluelos de los nidos de diferentes especies, sobre todo rapaces. Lo que observamos a simple vista es el pequeño tamaño con el que llegaban los mochuelos; eso sí, una condición indispensable para poder iniciar el hacking con ellos es que los polluelos han de comer solos y termorregular (es decir, no necesitar del aporte de calor externo para sobrevivir).

Es importante ser riguroso en la toma de datos biométricos.

Es importante ser riguroso cuando cumplimentemos la ficha de registro.

Antes de introducir a los mochuelos en el cajón de madera que hará las funciones de nido, cada uno de los ejemplares es registrado. Para ello, anotamos una serie de datos en la ficha de registro:

  • Se anillaron con una anilla metálica que lleva un código de números para poder identificarlo si se lo encuentran. El número de la anilla metálica del Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente que lleva cada mochuelo en uno de los tarsos (en este caso el tarso izquierdo porque el año 2013 es impar); es la identificación del mochuelo.
  • En el otro tarso se les ponen anillas de colores para poder diferenciarlos más fácilmente, así cuando los observemos en el campo saber cual es cada uno.
  • Anotamos fecha de entrada al hacking, y edad aproximada de los polluelos.
Cada mochuelo lleva una anilla metálica, su "DNI"; y otra de plástico con un color que individualiza al polluelo.

Cada mochuelo lleva una anilla metálica, su “DNI”; y otra de plástico con un color que individualiza al polluelo.

La ficha de registro se completa con los datos biométricos, que nos ayudarán a constatar científicamente el desarrollo de los mochuelos desde el momento de su introducción en el hacking comparándolo con el momento de la liberación a la naturaleza. Estos datos fueron:

  • Medida del tarso. El tarso es el hueso que va desde el pie hasta el “codo” de la pata. Según los expertos, es una medida muy fiable que nos permitirá conocer el tamaño del mochuelo.
  • Medida del ala. Realmente lo que se mide es la longitud del hueso del húmero, que guarda una relación matemática con el tamaño de un ave. Si el mochuelo tiene el húmero más largo que otro mochuelo, será más grande.
  • Peso. Es una medida muy variable ya que depende de varios factores. En general, está relacionado con el tamaño; cuanto más grande  sea un mochuelo, más pesará. El peso es útil cuando se combina con otras medidas corporales, como puede ser la envergadura del ave (con las alas extendidas se mide de punta de ala a extremo de la otra ala).
Para medir el tarso del mochuelo, se utiliza un instrumento de precisión: el calibre o pie de rey

Para medir el tarso del mochuelo, se utiliza un instrumento de precisión: el calibre o pie de rey.

En cambio, para la medición del ala utilizan reglas especiales.

En cambio, para la medición del ala utilizan reglas especiales.

No llega a los 100 gramos; cuando llegue a estado adulto podría superar los 180 gr. en el caso de las hembras, 140 gr. los machos.

No llega a los 100 gramos; cuando llegue a estado adulto podría superar los 180 gr. en el caso de las hembras; 140 gr. para los machos.

Finalmente, completamos la ficha de registro con dos datos que obtuvimos a través de la observación directa de los polluelos:

  • Color de plumaje. Las rapaces nocturnas nacen con un plumón que les mantiene caliente y les evita de parásitos.  Si éstas nacen dentro de agujeros y no pueden ser vistas por nadie, el plumón suele ser más blanco. Al poco tiempo de nacer, se sustituye por plumaje juvenil.  Este plumaje ha de proteger al animal de los depredadores, por eso suele ser de colores que permiten un cierto camuflaje.  Aquí ponemos los porcentajes en proporción de cuánto es marrón y cuánto es blanco. A mayor porcentaje de plumón blanco, se tratará de un individuo más joven; cuando va creciendo y ya va saliendo poco a poco del agujero, el porcentaje de plumón blanco va disminuyendo hasta desaparecer por completo.
  • Ojos. Las aves tardan en formar sus ojos, por eso que los lleven cerrados bastantes días de vida nos indica de que el individuo lleva un desarrollo ralentizado. En nuestro caso, todos los polluelos de mochuelo se metieron al hacking con los ojos abiertos.
explicación2

La cantidad de plumón blanco es mayor cuanto más joven es el polluelo.

Estos son todos los datos que recogimos en la ficha de registro de entrada de los mochuelos del hacking del IES de Chelva. Cuando liberemos a los mochuelos volveremos a tomar los mismos datos y estableceremos las comparativas.

Estos son todos los datos que recogimos en la ficha de registro de entrada de los mochuelos del hacking del IES de Chelva. Cuando liberemos a los mochuelos volveremos a tomar los mismos datos y estableceremos las comparativas.

Una vez cumplimentada la ficha de registro, tomamos diferentes fotografías de los polluelos y detalle de sus garras con las anillas. Y, por fin los mochuelos tomaron contacto con su nueva casa, los metimos en el cajón y les proporcionamos la primera comida. A partir de aquí, empieza el hacking propiamente dicho; ahora, diariamente alimentaremos y cuidaremos de los mochuelos, que pasarán un periodo de entre 30 y 45 días bajo nuestra responsabilidad hasta que llegue el día en que los liberemos.

metiendo los pollos1

metiendo los pollos2

metiendo los pollos4

metiendo los pollos3

Primera toma de contacto de los mochuelos con su nueva casa, después de una jornada intensa también para ellos.

Primera toma de contacto de los mochuelos con su nueva casa, después de una jornada intensa también para ellos.

Por último, os presentamos a los séis mochuelos con los que iniciamos el hacking:

"PIOLÍN"

“PIOLÍN”

"IRENE"

“IRENE”

"MARTINA"

“MARTINA”

"ANA MARÍA"

“ANA MARÍA”

"SANTI"

“SANTI”

"JAVI"

“JAVI”

2 comentarios en “¡¡POR FIN HAN LLEGADO!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s