ÚLTIMO CONTROL ANTES DE LA SUELTA

DSC_0440

El 9 de julio por la tarde convocamos en el instituto a todo el grupo responsable de la gestión del hacking para la realización de la última toma de datos previa a la suelta de los mochuelos que hemos estado “criando” desde el 30 de mayo.

Para ello, contamos como siempre con la ayuda de los compañeros/as del Projecte Mussols, de la SVO. Como el día de la introducción de los pollos al hacking montamos el “aula” en la terraza donde se encuentra ubicado el jaulón, pero tuvimos que retirarnos apresuradamente al laboratorio al poco de comenzar las biometrías por una repentina e inoportuna tormenta estival; de repente, el cielo se oscureció rápidamente  y comenzó a llover.

Mientras Toni tenía al primero de los jóvenes mochuelos para realizarle la biometría, al fondo se presagiaba la tormenta que momentos después provocó nuestro traslado al laboratorio

Mientras Toni tenía al primero de los jóvenes mochuelos para realizarle la biometría, al fondo se presagiaba la tormenta que momentos después provocó nuestro traslado al laboratorio

Bueno, previamente lo que hicimos fue tapar la entrada del cajón que está dentro del jaulón, donde se refugian y capturamos a los jóvenes mochuelos para meterlos en una caja de cartón. De esta manera, el manejo de los polluelos resultaba más fácil y mejor para ellos. A partir de ahí, y ya en el interior del laboratorio, uno a uno, a todos los mochuelos  se les realizaron las biometrías correspondientes (medición del tarso, ala, 3ª primaria, peso,…).

Comprobando el nivel de grasa y músculo del joven mochuelo; reservas que serán importantes los primeros días en libertad del mochuelo.

Comprobando el nivel de grasa y músculo; reservas que serán importantes los primeros días en libertad del joven mochuelo.

Después del traslado continuamos con la sesión ya dentro del laboratorio

Después del traslado continuamos con la sesión ya dentro del laboratorio

Observando el gran cambio producido en el plumaje de los mochuelos.

Observando el gran cambio producido en el plumaje

Pesando uno de los jóvenes mochuelos

Pesando uno de los jóvenes mochuelos

Cumplimentando la ficha de estado de los mochuelos

Cumplimentando la ficha de estado de los mochuelos

Una vez tomados todos los datos necesarios, devolvemos al mochuelo a la tranquilidad del cajón de cría

Una vez tomados todos los datos necesarios, lo devolvemos a la tranquilidad del cajón de cría

Los datos de esta ficha de registro, que podéis ver a continuación, los compararemos con los obtenidos el día de introducción de los pollos, y podremos obtener datos interesantes sobre crecimiento de los pollos entre otros; pero eso ya será cuestión del curso que viene.

estado mochuelos suelta

Una vez finalizadas las biometrías, estuvimos viendo las últimas entradas del blog, subidas recientemente.

Una vez finalizadas las biometrías, estuvimos viendo las últimas entradas del blog, subidas recientemente.

Ha sido bastante gratificante comprobar el cambio de lo que inicialmente eran unos polluelos con pocos días de vida a unos jóvenes mochuelos preparados para ser liberados e integrados al medio natural con el cual han estado “familiarizándose” durante 45 días, y que os presentamos a continuación en una serie de fotografías comparativas entre el día en que nos hicimos cargo de los pollos y días antes de la suelta de los mismos.

"IRENE"

“IRENE”

"JAVI"

“JAVI”

"MARTINA"

“MARTINA”

"PIOLÍN"

“PIOLÍN”

"SANTI"

“SANTI”

"REME"

“REME”

Los mochuelos han formado parte de nuestras vidas durante 45 días. Han sido días intensos, de alimentación diaria, preparación de raciones, limpieza de restos,…; de una gran responsabiliad y compromiso, y que para ser nuestra primera experiencia en la gestión de un hacking, creemos que no ha estado mal. Hemos extraído algunas conclusiones en lo referente a la gestión del hacking y la infraestructura creada para ello que se traducirán en una serie de mejoras que estamos seguros repercutirán positivamente en el bienestar de los mochuelos que nos confíen el curso que viene.

Os presentamos una selección de los últimos videos grabados con la cámara de fototrampeo que muestran diferentes momentos estos últimos días previos a la suelta. Podéis ver en el primer video como uno de los mochuelos coge uno de los ratones que en la parte final del hacking aportábamos enteros y en el exterior del cajón de cría, y se lo lleva para comérselo en la seguridad que ofrece el interior del mismo. En el segundo video, también se muestra un momento en la alimentación de los mochuelos, pero grabada de noche; también podréis escuchar las voces de los jóvenes mochuelos. Y por último, tenéis otro video que os mostramos porque es el único en el que podemos ver a los séis mochuelos juntos ante la cámara.

La suelta no se realizó este día porque decidimos que pasaran tres días tranquilos en el jaulón después de la manipulación sufrida en la toma de datos final. Finalmente abrimos la puerta del jaulón y dejamos que los mochuelos se fueran cuando quisieran; cuando volvimos el lunes ya se habían ido todos. Es decir, nos hicimos cargo de los mochuelos el 30 de mayo y fueron liberados el 13 de julio.

Suerte a los séis, y esperemos volver a verlos una de estas largas tardes de verano, al finalizar el día, recortada su rechoncha figura sobre un mojón de piedras en la linde de uno de los abundantes campos de olivos de Chelva, esperando pacientemente a que un escarabajo, una langosta, o incluso un ratoncillo o una musaraña se encuentren a su alcance para dar buena cuenta de ellos.

SEGUIMIENTO DE LOS POLLUELOS DE MOCHUELO EN EL HACKING

RECORTE

Bueno, ha pasado  un mes desde el día que metimos los polluelos de mochuelo europeo en el hacking, y está finalizando el proceso de crianza; así que hemos pensado que era el momento de hacer una pequeña crónica de como va el seguimiento de los mochuelos.

Como ya sabéis por anteriores entradas, los mochuelos se metieron en el hacking el 30 de mayo de 2013; concretamente entraron 4 ejemplares. Con posterioridad, el 6 de junio metimos los dos que faltaban para alcanzar la ocupación óptima del cajón de cría. En el control diario de los pollos al proceder a la alimentación de los mismos, pudimos observar que casi todo se desarrollaba con normalidad (prácticamente a la semana de meter los pollos el aspecto cambió bastante, perdieron gran cantidad de plumón sustituyéndolo por plumaje juvenil, comenzando a aproximarse a lo que es un mochuelo adulto, iban ganando peso y se notaba); sin embargo, uno de los pollos (el que lxs alumnxs llamaron Ana Mª), mostraba un escaso desarrollo en relación al resto. Pensamos que era normal, ya que precisamente era el polluelo más pequeño al iniciarse el hacking (como constatamos con la ficha de registro inicial, mientras que el resto de mochuelos entraron con un peso que rondaba o superaba los 90 gr., el ejemplar en cuestión apenas superaba los 60 gr.), y por lo tanto no intervenimos.

Estado del grupo de mochuelos el 6 de junio. En primer término los dos ejemplares nuevos que se metieron ese día. Aunque no se ve, en el mismo rincón, debajo de los demás, está el polluelo que, desgraciadamente, murió días después.

Estado del grupo de mochuelos el 6 de junio. En primer término los dos ejemplares nuevos que se metieron ese día. Aunque no se ve, en el mismo rincón, debajo de los demás, está el polluelo que, desgraciadamente, murió días después.

El día 6 de junio, aprovechando que metíamos dos nuevos ejemplares, nos dispusimos a comprobar si este polluelo ganaba peso o no. Comprobamos que sólo había ganado 8 gr. desde el día que entró al cajón. Como su aspecto aparentemente no era malo decidimos mantenerlo en el cajón; pero días después, la mañana del 12 de junio descubrimos que estaba muerto. Quizás deberíamos haberlo sacado ese día e intentar mantenerlo en solitario, alimentándose hasta que estuviese más fuerte, pero no lo hicimos. Con este polluelo ha sucedido algo que es relativamente habitual en los procesos naturales, conocido en zoología con el nombre de cainismo: uno de los pollos de la nidada es sensiblemente más pequeño y los hermanos más fuertes lo importunan tanto que acaban deshaciéndose de él para acaparar la atención y alimentos de los padres. Esta es la interpretación que hemos extraído de lo sucedido, aunque no lo sabemos con seguridad, ya que en este caso, sobraba comida; es decir, la falta de alimento no era un problema.

Cada día, un equipo de tres alumnxs realizan las tareas de alimentación, rellenado de la ficha de control y limpieza del recipiente de la ración diaria.

Cada día, un equipo de tres alumnxs realizan las tareas de alimentación, rellenado de la ficha de control y limpieza del recipiente de la ración diaria.

Alimentación de los polluelos de mochuelo. Hemos decidido continuar con la alimentación de los mochuelos en el interior del cajón, ya que, debido a las altas temperaturas, la comida al exterior se echa a perder con mucha rapidez

Alimentación de los polluelos de mochuelo. Hemos decidido continuar con la alimentación de los mochuelos en el interior del cajón, ya que, debido a las altas temperaturas, la comida al exterior se echa a perder con mucha rapidez

Después de este hecho todo se ha desarrollado con normalidad, no hemos vuelto a tener más percances. La evolución de los pollos ha sido satisfactoria, como podéis ver en las diferentes fotos del grupo a los largo de los días.

Estado de los pollos el 15 de junio

Estado de los pollos el 15 de junio

Los jóvenes mochuelos el 19 de junio

Los jóvenes mochuelos el 19 de junio

Estado del grupo el 25 de junio

Estado del grupo el 25 de junio

Desde el 22 de junio hay colocado en el jaulón del hacking una cámara de fototrampeo cedida por los compañeros del Projecte Mussols para grabar a los mochuelos cuando salen del cajón. Por último, el 25 de junio procedimos a meter en el cajón al último de los polluelos de mochuelo, al que hemos nombrado “Reme”. Es decir, que contamos con 6 mochuelos para liberar.

Una de las disposiciones utilizadas de la cámara de fototrampeo

Una de las disposiciones utilizadas de la cámara de fototrampeo

"Reme", el último ejemplar de mochuelo introducido en el hacking

“Reme”, el último ejemplar de mochuelo introducido en el hacking

Antes de meter a "Reme" en el hacking, procedimos a pesarla. Como veis, su peso (123,84 gr.) es sensiblemente superior al que tenían el resto de ejemplares cuando los metimos al hacking

Antes de meter a “Reme” en el hacking, procedimos a pesarla. Como veis, su peso (123,87 gr.) es sensiblemente superior al que tenían el resto de ejemplares cuando los metimos al hacking

A continuación tenéis una muestra de los videos que hemos obtenido con la cámara de fototrampeo. En ellos, podéis observar diferentes conductas de los mochuelos, como por ejemplo que no tienen ningún problema para mostrarse de día, soleándose con los primeros rayos de sol matutinos, disponiéndose a la entrada del cajón o en las cercanías como lo harían en un nido natural en la oquedad de un olivo. Asistiendo al proceso de conocimiento del entorno en el que esperemos quedarán fijados al liberarlos, cuando les sobrevuela un grupo de vencejos; o su nivel de actividad cuando llega la noche. Así mismo, con una disposición más general del jaulón, veréis como se ejercitan realizando sus primeros vuelos entre posaderos.

SUELTA DE RAPACES EN “LA TORRECILLA”

El 21 de junio, último día de clase, el Proyecto Mochuelva, ha propuesto a lxs alumnxs de 3º de ESO del IES de Chelva participar en una suelta de rapaces.

Foto del grupo, con Dani, del CRF de La Granja del Saler, al finalizar la suelta

Foto del grupo, con Dani, del CRF de La Granja del Saler, al finalizar la suelta

La suelta de rapaces consiste en la liberación a la naturaleza de ejemplares de rapaces recuperados en el Centro de Recuperación de Fauna de La Granja del Saler. En el marco de la colaboración que el IES Chelva, y concretamente el Proyecto Mochuelva, tienen con este centro de recuperación, solicitamos participar en una de las sueltas que la Conselleria de Infraestructuras, Territorio y Medio Ambiente realiza periódicamente. La respuesta por parte de la Administración fue positiva y la organizamos para la mañana del viernes 21 de junio. Pensamos que La Torrecilla podría ser un buen sitio, por su cercanía con el instituto, que nos permitía acudir andando, y por el entorno natural inmejorable.

A las 9,00 horas, puntual, llegó Dani, técnico del CRF con unas cajas en las que venían las aves que soltamos esa mañana. El alumnado, junto con Rosa y otros profesores acompañantes (Fernando y Nicolás) ya se encontraban en el lugar; y el tiempo nos acompañó porque, en la linea del final de esta primavera, no hacía calor. Dani, iba sacando las aves de las cajas y nos iba dando retazos de la biología de la especie en cuestión, así como el motivo de su entrada al centro y resolviendo las preguntas que el alumnado le hacía. Todas las aves llevaban la anilla metálica numerada que ya sabemos que significa la identificación individualizada del ave. Seguidamente, pedía un voluntario/a para soltar al pájaro, le explicaba como cogerlo y el alumno/a procedía a soltarlo. Dani nos comentó que en el centro procuran a estas aves una “segunda oportunidad”. Esperemos que la aprovechen.

Vista desde La Torrecilla, lugar elegido para la suelta de rapaces.

Vista desde La Torrecilla, lugar elegido para la suelta de rapaces.

Esa mañana, devolvimos a la naturaleza un total de 9 rapaces, especies todas ellas protegidas por la legislación, y que tenemos la obligación de conservar, procurando las medidas necesarias para la preservación de sus habitats.

  • 3 ejemplares de Mochuelo europeo (Athene noctua), especie de rapaz nocturna que conocemos bien porque es la que estamos criando en el hacking. Se trataba de ejemplares que nunca habían volado, como los que tenemos en el instituto, es decir, entraron como polluelos en el centro de recuperación.
  • 4 ejemplares de Cernícalo vulgar (Falco tinnunculus), pequeña rapaz diurna perteneciente al grupo de los halcones que se caracteriza porque se “cierne” en el aire (de ahí su nombre), manteniéndose sin desplazarse a la vez que observa el suelo en busca de potenciales presas que cazar, insectos y roedores básicamente, por lo que también es considerado como fauna útil para la agricultura. Tres de ellos entraron al centro de recuperación como polluelos; en cambio, el otro era un precioso macho adulto recuperado de un extractor de una cocina.
  • 1 ejemplar de Cárabo euroasiático (Strix aluco), rapaz nocturna bastante más grande que el mochuelo, que prefiere para vivir ecosistemas forestales, que tiene en su dieta sobre todo, roedores. Se trataba de un ejemplar que entró en el centro de recuperación como polluelo.
  • 1 ejemplar de Milano negro (Milvus migrans), rapaz diurna migradora, escasa en nuestro territorio excepto en épocas de paso. De hábitos oportunistas, es frecuente verlos visitando vertederos, comederos de buitres o sobrevolando las carreteras para aprovechar cualquier víctima animal de atropello. Nos dijo Dani que este ejemplar entró en el centro desnutrido y deshidratado, por el largo viaje migratorio desde África. Su instinto le hará iniciar viaje de regreso a finales de verano.

A continuación os presentamos un extenso reportaje de la jornada. Esperamos que con este tipo de actividad contribuyamos a conocer mejor a nuestras rapaces, y por lo tanto, las respetemos. Todavía hay gente desaprensiva que dispara o envenena a estos animales en la falsa creencia que así preservan a sus piezas de caza como conejos o perdices. No pueden estar más equivocados, ya que las rapaces son verdaderas garantes del equilibrio natural de un ecosistema; siempre cazarán los individuos que estén en peores condiciones (porque obviamente es más fácil para ellas). Matando a estas aves, además de estar cometiendo un delito están dañando gravemente el equilibrio biológico, y por lo tanto, a todxs nosotrxs.

Cada ejemplar viene en una caja diferente para evitar posibles daños

Cada ejemplar viene en una caja diferente para evitar posibles daños

Antes de liberar al animal, Dani explicaba algunos datos de la biología de la especie en cuestión

Antes de liberar al animal, Dani explicaba algunos datos de la biología de la especie en cuestión; en este caso, un mochuelo europeo (Athene noctua)

Noelia dispuesta a liberar al primer ejemplar de mochuelo

Noelia dispuesta a liberar al primer ejemplar de mochuelo

Dani explicando como coger al ave antes de liberarla

Dani explicando como coger al ave antes de liberarla

A Raúl le gustó el mochuelo

A Raúl le gustó el mochuelo

Ahora le tocaba el turno a Irene con un nuevo mochuelo

Ahora le tocaba el turno a Irene con un nuevo mochuelo

¡¡A volar, y suerte!!

¡¡A volar, y suerte!!

Después vinieron los cernícalos vulgares (Falco tinnunculus)

Después vinieron las explicaciones sobre los cernícalos vulgares (Falco tinnunculus)

Juanjo fue el primero en liberar a uno de los cernícalos

Juanjo fue el primero en liberar a uno de los cernícalos

El cernícalo vulgar es una pequeña rapaz bastante común en los ecosistemas agrícolas de la Serranía y un gran "aliado" de los agricultores

El cernícalo vulgar es una pequeña rapaz bastante común en los ecosistemas agrícolas de la Serranía y un gran “aliado” de los agricultores

Gagul dispuesto a liberar a otro de los cernícalos

Gagul dispuesto a liberar a otro de los cernícalos

Rosa se mostraba encantada con este precioso ejemplar de un joven de cárabo euroasiático (Strix aluco)

Rosa se mostraba encantada con este precioso ejemplar de un joven de cárabo euroasiático (Strix aluco)

Noelia e Irene repitieron, ahora con el cárabo. Que tiemblen los roedores porque ahí va un auténtico especialista en la caza de ratas y ratones (aunque tampoco le hace ascos a otro tipo de presas)

Noelia e Irene repitieron, ahora con el cárabo. Que tiemblen los roedores porque ahí va un auténtico especialista en la caza de ratas y ratones (aunque tampoco le hace ascos a otro tipo de presas)

Por último, dejamos para el final a este precioso ejemplar de Milano negro (Milvus migrans)

Por último, dejamos para el final a este precioso ejemplar de Milano negro (Milvus migrans)

El milano ha de coger fuerzas porque en un par de meses emprenderá viaje de regreso a África

El milano ha de coger fuerzas porque en un par de meses emprenderá viaje de regreso a África

MURALES DE MOCHUELO EN EL IES

Lxs alumnxs de Laboratorio de Biología de 3º ESO han estado trabajando en un mural informativo para exponer en el hall del instituto a padres, madres, resto de alumnxs del instituto y visitantes. Los resultados  podéis verlos a continuación. Hemos intentado plasmar lo que hemos hecho durante este curso, tanto en las acciones destinadas a fomentar la reproducción del autillo europeo, como en la gestión del hacking de mochuelo europeo, del que os venimos informando puntualmente.

Ya ha acabado el curso, pero nosotrxs, lxs de Mochuelva, continuamos con las tareas de alimentación de los mochuelos. Así que, va a ser un comienzo de verano diferente, combinaremos los baños en la piscina y las tardes con lxs colegas con las mañanas preparando raciones para los mochuelos y dándoles de comer, hasta dentro de unas semanas, que será el día de liberarlos para que se valgan por sí mismos.

IMG_3322B

IMG_3329B

IMG_3335B

IMG_3345B

Mural informativo acabado, expuesto en el hall del instituto

Mural informativo acabado, expuesto en el hall del instituto

Aquí tenéis en detalle el mural acabado

Aquí tenéis en detalle el mural acabado

Por otra parte, alumnxs de 2º de ESO, junto a Silvia, la profesora de Educación Plástica y Visual, dentro de la asignatura de Taller de Diseño, elaborado un mural muy bonito en uno de los muros del patio. Este mural artístico está dedicado a los mochuelos, así que no podíamos dejar pasar la ocasión para enseñaros todo el proceso de realización del mismo. Muchas gracias a lxs alumnxs de esta asignatura y a su profesora. ¡¡Os ha quedado genial!!

IMG_2087b

IMG_2088b

IMG_3367b

IMG_3360b

IMG_3427b

¡No ha quedado nada mal! ¡Enhorabuena!

¡¡POR FIN HAN LLEGADO!!

grupo2

El grupo del Proyecto Mochuelva casi al completo, con cuatro de los polluelos de mochuelo momentos antes de meterlos en el cajón de cría.

El pasado jueves 30 de mayo, a las 5 de la tarde quedamos todos los compañeros con  Rosa y Valentín para ir al instituto. Los amigos del Projecte Mussols-Societat Valenciana d’Ornitologia Toni, Marta, Toni y Mª Jesús nos traían a los esperados mochuelos. En principio fueron cuatro, y unos días después llegaron los  dos mochuelos restantes. Ya sabéis que la capacidad óptima para las dimensiones del jaulón del hacking es de seis ejemplares.

Les pusimos un nombre, y gracias a las anillas de colores nos ayudarán a diferenciar cada uno de los individuos. No sabemos el sexo, ya que el mochuelo no tiene dimorfismo sexual (en general las hembras son un poco mayores que los machos, pero existe bastante solapamiento en este dato por lo que, para nada es definitivo). Sólo se puede saber el sexo con seguridad a través de un análisis de sangre; entonces, aunque nos equivocaremos seguro, hemos decidido nombrarlos como tres machos ( Piolín, Santiago, y Javi) y tres hembras (Martina, Irene y Ana María).

Algunos de los integrantes del Projecte Mussols-SVO ofreciéndonos una clase de zoología aplicada

Algunos de los integrantes del Projecte Mussols-SVO ofreciéndonos una clase de zoología aplicada.

Improvisamos un aula al aire libre en la terraza del instituto donde hemos ubicado el jaulón del hacking.

Improvisamos un aula al aire libre en la terraza del instituto donde hemos ubicado el jaulón del hacking.

explicación3

explicación6

explicación1
Algo que pudimos conocer de este grupo de mochuelos es que procedían del expolio de un nido; eso quiere decir que hay “personas” que se dedican a robar huevos y polluelos de los nidos de diferentes especies, sobre todo rapaces. Lo que observamos a simple vista es el pequeño tamaño con el que llegaban los mochuelos; eso sí, una condición indispensable para poder iniciar el hacking con ellos es que los polluelos han de comer solos y termorregular (es decir, no necesitar del aporte de calor externo para sobrevivir).

Es importante ser riguroso en la toma de datos biométricos.

Es importante ser riguroso cuando cumplimentemos la ficha de registro.

Antes de introducir a los mochuelos en el cajón de madera que hará las funciones de nido, cada uno de los ejemplares es registrado. Para ello, anotamos una serie de datos en la ficha de registro:

  • Se anillaron con una anilla metálica que lleva un código de números para poder identificarlo si se lo encuentran. El número de la anilla metálica del Ministerio de Agricultura y Medio Ambiente que lleva cada mochuelo en uno de los tarsos (en este caso el tarso izquierdo porque el año 2013 es impar); es la identificación del mochuelo.
  • En el otro tarso se les ponen anillas de colores para poder diferenciarlos más fácilmente, así cuando los observemos en el campo saber cual es cada uno.
  • Anotamos fecha de entrada al hacking, y edad aproximada de los polluelos.
Cada mochuelo lleva una anilla metálica, su "DNI"; y otra de plástico con un color que individualiza al polluelo.

Cada mochuelo lleva una anilla metálica, su “DNI”; y otra de plástico con un color que individualiza al polluelo.

La ficha de registro se completa con los datos biométricos, que nos ayudarán a constatar científicamente el desarrollo de los mochuelos desde el momento de su introducción en el hacking comparándolo con el momento de la liberación a la naturaleza. Estos datos fueron:

  • Medida del tarso. El tarso es el hueso que va desde el pie hasta el “codo” de la pata. Según los expertos, es una medida muy fiable que nos permitirá conocer el tamaño del mochuelo.
  • Medida del ala. Realmente lo que se mide es la longitud del hueso del húmero, que guarda una relación matemática con el tamaño de un ave. Si el mochuelo tiene el húmero más largo que otro mochuelo, será más grande.
  • Peso. Es una medida muy variable ya que depende de varios factores. En general, está relacionado con el tamaño; cuanto más grande  sea un mochuelo, más pesará. El peso es útil cuando se combina con otras medidas corporales, como puede ser la envergadura del ave (con las alas extendidas se mide de punta de ala a extremo de la otra ala).
Para medir el tarso del mochuelo, se utiliza un instrumento de precisión: el calibre o pie de rey

Para medir el tarso del mochuelo, se utiliza un instrumento de precisión: el calibre o pie de rey.

En cambio, para la medición del ala utilizan reglas especiales.

En cambio, para la medición del ala utilizan reglas especiales.

No llega a los 100 gramos; cuando llegue a estado adulto podría superar los 180 gr. en el caso de las hembras, 140 gr. los machos.

No llega a los 100 gramos; cuando llegue a estado adulto podría superar los 180 gr. en el caso de las hembras; 140 gr. para los machos.

Finalmente, completamos la ficha de registro con dos datos que obtuvimos a través de la observación directa de los polluelos:

  • Color de plumaje. Las rapaces nocturnas nacen con un plumón que les mantiene caliente y les evita de parásitos.  Si éstas nacen dentro de agujeros y no pueden ser vistas por nadie, el plumón suele ser más blanco. Al poco tiempo de nacer, se sustituye por plumaje juvenil.  Este plumaje ha de proteger al animal de los depredadores, por eso suele ser de colores que permiten un cierto camuflaje.  Aquí ponemos los porcentajes en proporción de cuánto es marrón y cuánto es blanco. A mayor porcentaje de plumón blanco, se tratará de un individuo más joven; cuando va creciendo y ya va saliendo poco a poco del agujero, el porcentaje de plumón blanco va disminuyendo hasta desaparecer por completo.
  • Ojos. Las aves tardan en formar sus ojos, por eso que los lleven cerrados bastantes días de vida nos indica de que el individuo lleva un desarrollo ralentizado. En nuestro caso, todos los polluelos de mochuelo se metieron al hacking con los ojos abiertos.
explicación2

La cantidad de plumón blanco es mayor cuanto más joven es el polluelo.

Estos son todos los datos que recogimos en la ficha de registro de entrada de los mochuelos del hacking del IES de Chelva. Cuando liberemos a los mochuelos volveremos a tomar los mismos datos y estableceremos las comparativas.

Estos son todos los datos que recogimos en la ficha de registro de entrada de los mochuelos del hacking del IES de Chelva. Cuando liberemos a los mochuelos volveremos a tomar los mismos datos y estableceremos las comparativas.

Una vez cumplimentada la ficha de registro, tomamos diferentes fotografías de los polluelos y detalle de sus garras con las anillas. Y, por fin los mochuelos tomaron contacto con su nueva casa, los metimos en el cajón y les proporcionamos la primera comida. A partir de aquí, empieza el hacking propiamente dicho; ahora, diariamente alimentaremos y cuidaremos de los mochuelos, que pasarán un periodo de entre 30 y 45 días bajo nuestra responsabilidad hasta que llegue el día en que los liberemos.

metiendo los pollos1

metiendo los pollos2

metiendo los pollos4

metiendo los pollos3

Primera toma de contacto de los mochuelos con su nueva casa, después de una jornada intensa también para ellos.

Primera toma de contacto de los mochuelos con su nueva casa, después de una jornada intensa también para ellos.

Por último, os presentamos a los séis mochuelos con los que iniciamos el hacking:

"PIOLÍN"

“PIOLÍN”

"IRENE"

“IRENE”

"MARTINA"

“MARTINA”

"ANA MARÍA"

“ANA MARÍA”

"SANTI"

“SANTI”

"JAVI"

“JAVI”

ALIMENTACIÓN DE LOS MOCHUELOS EN EL HACKING

Ya está muy próxima la llegada de los mochuelos al hacking. Por ese motivo hemos de estar preparados. Disponemos de pollitos de un día y ratones para darles de comer, así que hay que preparar las raciones y los turnos de alimentación.

IMG_3256

IMG_3258

En primer lugar organizamos los turnos de alimentación, teniendo en cuenta que hay que procurar darles de comer a la misma hora, y todos los días, incluyendo los fines de semana. Los fines de semana correrán a cargo de Rosa y Valentín, y además contaremos con la ayuda de Miguel Ángel, jefe de estudios del instituto que vive en el pueblo. Los días entre semana la alimentación será responsabilidad de l@s alumn@s, organizados en 3 equipos de 3 personas cada uno, que irán rotando.

TURNOS ALIMENTACION MOCHUELVA
Hemos recibido por parte de compañer@s del Projecte Mussols – SVO asesoramiento en lo que respecta a la alimentación de los polluelos de mochuelo. Teniendo en cuenta lo que nos han dicho y nuestra organización, procedemos con la alimentación de la siguiente manera:

  • Sabemos que los polluelos de mochuelo permanecerán en el jaulón del hacking entre 30 y 45 días.
  • Vamos a alternar pollitos y ratones en la alimentación del hacking; L-X-V-D aportaremos pollo, y M-J-S, ratón.
  • Al principio, pondremos la comida dentro del cajón de cría. Cuando hayan pasado un par de semanas, comenzaremos a suministrar el alimento a través del dispensador del jaulón.
  • Cada ración, ya sea de pollo o de ratón consta de 1,5-2 ejemplares/mochuelo; es decir, 9-12 pollitos o ratones. Las raciones también variarán con el paso del tiempo: al principio, daremos raciones de 9; y si vemos que no sobra nada de comida, aportaremos un pollito o ratón más, hasta que comience a sobrar. Normalmente, conforme van acercándose al estado adulto necesitarán menos alimento, llegando finalmente a ser las raciones de 1 pollito o ratón por cada mochuelo; es decir, 6 pollitos o ratones. De todas maneras, siempre tendremos presente el principio que ha de sobrar algo de comida, porque es importante que en el momento de la liberación los mochuelos tengan reservas porque las primeras semanas en libertad pueden ser duras.
  • Para llevar el control de ingesta diaria, el grupo al que le toque cumplimentará una ficha en la que señalará entre otras cosas, la cantidad de comida sobrante si es el caso, el tipo de comida que se ha dado y si observa algo relevante en algún polluelo.

tabla control alimentación

  • Para elaborar las raciones, inicialmente hemos troceado bastante la comida; al cabo de unas semanas haremos las raciones troceando en tres los pollitos o ratones (no se deshechan ni patas, ni picos, ni rabos).
Preparando las raciones para toda la semana

Preparando las raciones para toda la semana

Como los polluelos de mochuelo que van a entrar son pequeños, hemos de trocear bastante la comida.

Como los polluelos de mochuelo que van a entrar son pequeños, hemos de trocear bastante la comida. Trabajo en cadena: Valentín quita los vitelos de los pollitos, Janire trocea la comida y Laura la empaqueta.

Preparar la comida no es una tarea muy agradable, prueba de ello es la cara que ponen el resto de integrantes del grupo.

Preparar la comida no es una tarea muy agradable, prueba de ello es donde se sitúa el resto de compañer@s del grupo.

Por último, metemos en el congelador la ración ya preparada.

Por último, metemos en el congelador la ración ya preparada.

Las raciones separadas: pollo y ratón

Las raciones separadas: pollo y ratón

  • Las tareas incluidas en la gestión del hacking, que tendrá que realizar cada grupo de alimentación son las siguientes:

- Los martes, en la hora de laboratorio, prepararemos las raciones para toda la semana, más alguna suplementaria. Trocearemos los pollitos o ratones (importante quitar el vitelo a los pollitos) y los colocaremos en recipientes. Seguidamente los meteremos en el congelador.

- Cada día, a las 8,00 h., el grupo al que le toque alimentar sacará del congelador la ración correspondiente para que se descongele.

- Ese mismo grupo procederá a suministrar la comida durante el tiempo del recreo (10:55-11:25).

- Antes de alimentar, algún miembro del grupo de alimentación rellenará la ficha de control.

- Después de alimentar, el grupo correspondiente se encargará de llevar al comedor el recipiente utilizado, fregarlo y ponerlo a secar.

IMPORTANTE: Cuando estemos junto al jaulón, alimentando a los pollos, hablaremos lo menos posible y en voz baja, evitando ser vistos por los mochuelos, ya que se corre el riesgo que éstos se impronten, algo que haría inviable su devolución a la naturaleza.

COLGANDO LAS CAJAS-NIDO DE LOS AUTILLOS

colocacion cajas nido autillo 6

El equipo de colocación de nidales de autillo al completo

En el mes de febrero realizamos dos salidas para colocar las cajas-nido de autillo europeo (Otus scops). Hemos colocado un total de 6 nidales, todos ellos en el término municipal de Chelva. Dos cajas-nido las colocamos en algarrobo y chopo, en un hábitat constituido por huertas y cultivos de olivar y algarrobo; otras dos las colocamos en un pequeño barranco, sobre un almez y un plátano de sombra, y las dos restantes las colocamos en un hábitat propiamente fluvial, un bosque de ribera formado por chopos.

Autillo europeo (Otus scops), especie objetivo de nuestra acción.

Autillo europeo (Otus scops), especie objetivo de nuestra acción, dormitando sobre un algarrobo.

Almez ubicado en un barranco cercano al instituto, elegido para colgar una de las cajas nido

Almez (Celtis australis) ubicado en un barranco cercano al instituto, elegido para colgar una de las cajas nido.

Chopos (Populus nigra) del bosque de ribera en el rio a su paso por Chelva, hábitat propicio para el autillo europeo.

Bosque de ribera en el rio a su paso por Chelva, hábitat propicio para el autillo europeo.

Esta actividad complementa al taller de construcción de los nidales realizado por el alumnado de primero; y como ya dijimos, el objetivo de la misma es realizar una acción que favorezca a las poblaciones de autillo europeo, la  rapaz nocturna más pequeña de nuestros campos, que encuentra muchas dificultades para encontrar lugares para nidificar debido a la escasez de agujeros naturales (suele utilizar los agujeros que hacen los pitos reales para anidar y nidos de otras aves). También se ve afectado por el abuso en  la utilización de pesticidas en la agricultura, ya que se trata de una especie cuya dieta está compuesta prácticamente en su totalidad por insectos (escarabajos, saltamontes,…), aunque en época reproductora la complementa con pequeños micromamíferos. Es por lo tanto un gran aliado de nuestros agricultores.

Mapa de localización de las cajas-nido de autillo colocadas en este año 2013.

Mapa de localización de las cajas-nido de autillo colocadas en este año 2013.

El proceso de colocación de las cajas-nido es el siguiente:

  1. Los nidales han de estar identificados, así que los marcamos con un rotulador permanente, o bien, grabando la identificación en el frontal de la caja con un pirograbador.
  2. Colocamos las cajas-nido a una altura aproximada de 4 metros, por lo que llevamos una escalera telescópica.
  3. Una vez en el lugar de colocación y previo a subir por la escalera con la caja-nido pondremos un sustrato de serrín de unos 2 cm de grosor en el fondo de la caja. La razón de ello es que el autillo es una especie de ave que no fabrica nido y por lo tanto no introducirá material en el mismo (como sí hacen por ejemplo las aves insectívoras como los carboneros y otros Páridos en las cajas-nido típicas que vemos colgadas en los pinares, jardines, etc.). Y si no colocásemos la capa de serrín u otro material similar, al poner la hembra los huevos rodarían con el consiguiente peligro de rotura de los mismos.
  4. Seguidamente colgamos la caja-nido y la georreferenciamos; es decir,  tomamos el punto con sus coordenadas UTM utilizando para ello un GPS. Con ello conseguiremos tener localizadas las cajas-nido en un plano y no olvidaremos su situación; algo que cuando has puesto muchas cajas no es raro que pueda ocurrir. En caso de no disponer de GPS se deberá realizar un croquis incluyendo los detalles o referencias necesarias para poder acceder al lugar de colocación de los nidales sin problemas.

A continuación, podéis ver un vídeo, realizado por nuestra amiga Ascen, madre de Yolanda, una de las integrantes del grupo, en el que colgamos una de las cajas nido.

Ahora sólo queda esperar a la llegada de los autillos y que elijan una de nuestras cajas-nido para instalarse, de lo cual os daremos cuenta próximamente porque a principios de junio realizaremos la revisión de los nidales.

Identificación de las cajas-nido, ya sea con permanente,...

Identificación de las cajas-nido, ya sea con permanente,…

...o utilizando un pirograbador en la parte frontal del nidal.

…o utilizando un pirograbador en la parte frontal del nidal.

Capa de serrín (normalmente las carpinterías tienen y quizás os lo den gratis)

Capa de serrín (normalmente las carpinterías tienen y quizás os lo den gratis)

La escalera telescópica nos permite alcanzar la altura necesaria para colocar la caja-niso, y además resulta mucho más cómoda de transportar.

La escalera telescópica nos permite alcanzar la altura necesaria para colocar la caja-nido, y además resulta mucho más cómoda de transportar.

Con cuidado subimos el nidal,...

Con cuidado subimos el nidal,…

...Y colgamos el nidal, teniendo igualmente cuidado al bajar de la escalera. Aquí acabamos de colgar uno de los nidales en un Plátano de sombra.

…Y lo colgamos, teniendo igualmente cuidado al bajar de la escalera. Aquí acabamos de colgar uno de los nidales en un Plátano de sombra.

Colocación de otra de las cajas-nido; esta vez sobre un chopo

Colocación de otra de las cajas-nido; esta vez sobre un chopo.

Por último, localizamos el nidal, ayudándonos para ello de un GPS.

Por último, localizamos el nidal, ayudándonos para ello de un GPS.

Este es el fin de la colocación de cajas-nido, que una pareja de autillos encuentre su lugar de cría en una de nuestros nidales.  Foto perteneciente a uno de los nidales que la SVO-Projecte Mussols tiene colocados en la comarca de Camp de Túria.

Este es el fin de la colocación de cajas-nido, que una pareja de autillos encuentre su lugar de cría en una de nuestros nidales. Foto perteneciente a uno de los nidales que la SVO-Projecte Mussols tiene colocados en la comarca de Camp de Túria.